19.4.09

La casualidad

Aquélla mañana de primavera alterada, tu cuerpo yacía semidesnudo al latir de las abejas, picoteando el suave polen de la miel de tus labios.

Lo efímero de la CASUALIDAD se impuso ante el chorreo incesante del saber y del no saber.


Aquélla mañana de primavera alterada, tus pies rozaban lentamente el desquiciado oleaje de la mar extasiada.

Lo estúpido del destino hizo que la casualidad revelase las intenciones bienavenidas de las dos partes.

Aquélla mañana de primavera alterada, tus manos volaban como dos luciérnagas a las montañas tiernas del oro revelador femenino.

Te decides? o me decido?

Aquélla mañana de primavera..........CASUALIDAD.




6 comentarios:

La terapia de Rafaela dijo...

La casualidad en este relato "un momento mágico", yo lo he revivido leyéndote. gracias

Winnie dijo...

Cuantas casualidades... decidete!

Estoy trabajando en ello, honey! prontito!
Es un placer saberte de regreso, Bari, un placer!

Anónimo dijo...

Joer, nohe como poesía en tus palabras!lo efímero de la casualidad...,vaya, vaya. Ahora que pienso k la casualidad no existe. todo ocurre por y para algo,pero no estamos atentos para discernir el singificado. Y quedáte, no te vayas.jikari.

Marysol dijo...

Qué alegria, Nohelia, volver a leerte...Y no es casualidad, no, es el destino el que se encarga de unir las almas afines.
Besos y ya te estoy siguiendo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Las casualidades a media no existen. Te lo digo yo, que me sale casi todo mal, pero las cusualidad....

saludos y buen fin de semana.

andrés dijo...

La casualidad no es tan casual en estos temas pero cuando lo es... el cielo.