23.2.08

Instants


Pocos han sido los momentos en los que he sentido nostalgia de algo o de alguien estando aqui. Recuerdo dos momentos, uno de ellos cuando el corazon frunce el cenyo y la mirada hostil del pasado te da la bienvenida, y otro en el que el sol, en perfecta complicidad hacen, asi sin mas, arrancarme una lagrima, un suspiro, un momento pasado que sabes que no volverà y que recuerdas como si estuviera ocurriendo de nuevo.
Fue hace no mucho, eran las 17.00 horas de la tarde aqui en casa de Louise, nos encontrabamos en la cocina yo y las otras chicas con los nenes. En este pais el sol brilla por su ausencia; habia sido un dia de esos lluviosos, con mucho viento y por instante miro a travès de la ventana, y a lo lejos ahì estaba, brillando con su color anaranjado, escondiendose cuando apenas habia asomado en todos estos dias.
En ese instante, mis ojos se comunicaban con mis recuerdos, donde èste fuè en su momento un perfecto còmplice de lo vivido, y ahì me quedè, inmovil, sin què decir, simplemente mirando a travès de la ventana la escena tan maravillosa que se estaba creando y que a su vez, otra escena dentro de mi cabeza se estaba recomponiendo, el puzzle de esa fotografia que guardas en la memoria.
Momentos nostalgicos que aparecen sin esperarlos y que estan ahì y seguiràn, porque forman parte de ti, del tiempo que estàs viviendo, y que en definitiva recomponen tu fotografia, tu vida.
Què serà lo que a mi me ocurre que por lo general siempre en estos momentos me vienen a la memoria buenos recuerdos; Te ocurre lo mismo? Entonces somos afortunados de no ser cautivos de ellos, porque aparecen libremente, sin ahogarnos, sabiendo que los vivimos al màximo y los disfrutamos cumpliendo una meta, la meta de la esencia misma de la vida, la esencia de saber que esos momentos estan ahì y que otros vendràn y volveràn a hacernos sentir vivos y no dejan que nuestra propia vida pase de largo.

5 comentarios:

ricard dijo...

La nostalgia debe aparecer cuando menos lo esperas. A la fuerza. Sin avisar.

Es la inmediatez y la imprevisibilidad lo que lo convierte en nostalgia... sino serian simplemente recuerdos.

Nostalgia + lluvia = perfección

LOOLA dijo...

Jo, ricard! ¡Yo quería ser la primera :D!

Decirte Nohe que un mundo sin nostálgia sería un mundo sin buenos recuerdos. No recordarías pasajes felices de tu vida: las risas con tus amigos, el primer beso, el primer trabajo, los objetivos conseguidos...

La nostalgia es algo ya proyectado, pero no podemos quedarnos ahí. Tenemos que seguir proyectándonos. Sobreviviendo.

Besuquis brujos!

Missy dijo...

Noheeeeeee!!Como estás??Espero geniaaal!!
Recordar es lo más bonito que hay, al final todos somos recuerdos que nos dicen que hemos vivido, que sentimos, estuvimos, quisimos...es lo que al final queda. Es verdad, hay veces que un olor, una imagen (como la de aquel sol anaranjado), un sonido nos activan esos recuerdos...
Se dice que uno siempre está vivo mientras alguien le recuerde,
Un besitooooooooooooooo!!

Lucas dijo...

Que bonito recordar, porque al hacerlo estas viviendo dos veces. Y si esos recuerdos son bonitos, imagina pues!

Espero que dentro de un tiempo recuerdes estos momentos que estas viviendo y te emocionen tanto como el sol que te ha inspirado a escribir tan bonito!

Besicos!!!

Nohelia dijo...

Ricard: tù si que has aparecido asì sin mas, tus palabras me llenan. Gracias por serguime.
Loolita: Recuerdos son vida, eso significa que estamos vimos. Besos bruji.
Missy:Que sorpresa tu x mi rincon, me alegra de saber de ti.
Lucas: Todo se recuerda, o si no es todo, todo aquèllo que se queda en la habitacion de todo aquèl recuerdo q te hace sentir bien. Besos